“Si quieres tener una presencia online profesional, necesitas cierta planificación, saber qué quieres mostrar y a dónde quieres llegar”

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
curso silvia cobo periodismo digital

Curso en línea con Silvia Cobo

Silvia Cobo es periodista, responsable de redes en El Periódico de Catalunya desde 2016. Ella es uno de los mejores ejemplos de cómo los periodistas se han adaptado al nuevo mundo digital y de cómo podemos utilizar esas herramientas al servicio de nuestra profesión.

Internet para periodistas

Especialista en navegar en tiempos de crisis, fue en 2007 cuando abrió su blog de medios e internet. En 2012 publicó el libro “Internet para periodistas: kit de supervivencia para la era digital”, donde daba una visión integral al trabajo periodístico en Internet. Y con esa publicación fue una pionera al incluir un capítulo sobre la verificación de contenidos online, una de las grandes tareas de nuestro día a día actual.

Silvia Cobo, formadora en habilitats digitals i mitjans de comunicació

Ha sido formadora en habilidades digitales para periodistas en medios nacionales e internacionales, cofundadora del colectivo BcnMediaLab y miembro de la junta del Col·legi de Periodistes de Catalunya. Este sábado, 27 de marzo, estará con nosotros ofreciendo un curso online para todos los afiliados y afiliadas del SPIB, en el que nos brindará las claves para hacernos visibles en estos tiempos tan complicados. Pero, mientras llega el día, aquí os dejamos un pequeño avance.

curso silvia cobo periodismo digital
Foto: Gianluca D’Apuzzo

 

Pregunta.- Las redes sociales, los medios digitales, los blogs y vlogs… ¿Estar en el mundo digital es un imperativo para seguir haciendo periodismo? 

Respuesta.- No, no es un imperativo. Ir a los sitios a hablar con la gente sigue siendo algo fundamental para hacer periodismo. Pero incluso para ir a los sitios, las tecnología acaba mediando: concertamos una cita por internet, nos whatsappeamos y grabamos la conversación. Son herramientas que nos ayudan. Pero no hay que olvidar que la gente también vive y hace cosas en Internet. Eso también es noticia.  

P.- Tú eres uno de los mejores ejemplos de cómo una periodista que no es nativa digital supo dar el salto y reconvertirse. ¿Cómo fue para ti ese proceso? 

R.- Ya en la universidad tuve mi primer correo electrónico y construí mi primera página web con un programa llamado Dreamweaver. Todo era muy arcaico. La tecnología en sí misma nunca me ha interesado. Fue años después con el nacimiento de la Web 2.0, con un acento en la interactividad y la facilidad de acceso a la publicación, en el que pude leer a gente que hablaba de temas que me interesaban y a los que no podía acceder de otra manera. Mi máster fue tener un portátil con acceso a Internet y tener curiosidad. Siempre digo que sin curiosidad, Internet no te sirve para nada. 

P.- ¿Qué es lo que debe tener en cuenta un profesional del periodismo y la comunicación para abordar con éxito esa transformación digital?

R.- Creo que lo primero es conocerse y saber qué quieres conseguir. Todo lo demás son palos de ciego. Puedes tener una presencia random personal, pero si quieres tener una presencia profesional, necesitas cierta planificación, saber qué quieres mostrar y a dónde quieres llegar.

P.- Cuando hablamos de dar ese salto a lo digital y de crear una marca personal con valor, ¿las redes sociales son imprescindibles?

R.- Creo que más que imprescindibles, son herramientas. Cada vez más variadas y especializadas. Son herramientas que deben estar a tu servicio y no al contrario. Pero como he dicho, antes tienes que saber qué quieres conseguir de cada una de ellas. 

Las opiniones en redes sociales

P.- Hay algunos medios de comunicación, como la BBC, que han decidido prohibir a sus periodistas opinar en Twitter, y esto abre el eterno debate acerca de quién es realmente esa cuenta de Twitter, del medio o del periodista… ¿cuál es tu opinión al respecto? 

R.- Es un tema muy sensible desde hace años en las redacciones. Personalmente creo que hay un exceso de opinión en general. Pensar que la opinión de un periodista es más importante que la de otra persona es pretencioso. ¿Seguro que aportamos algo? ¿Es tan necesario nuestro punto de vista sobre casi cualquier tema? Un exceso de opinión puede devaluar la información por la que queremos ser creídos y eso es lo más importante que aportamos a la sociedad, ¿no es así? Protejámoslo. Pensemos antes de soltar lo primero que se nos pasa por la cabeza.

El “Clickbait”

P.- Como responsable de las redes sociales de uno de los periódicos de más renombre en nuestro país, ¿qué opinión te merece el clickbait? ¿Tan poderoso es que no hay medio digital que no lo emplee?

R.- Definamos clickbait: se trata de engañar con un titular en cuanto al contenido. Quiero tu click, y luego te engaño. Esa práctica se ha ido abandonando en los últimos años en la gran mayoría de medios de una mínima calidad. A mí me gusta hablar de un nuevo concepto. Yo lo llamo el clickbait ‘bueno’: cuando para acceder a una información útil, necesitas hacer clic. En este caso es un win win: el lector consigue una información que utilizará, y si le da aún más valor, lo compartirá con sus amigos. Ahí ganamos todos: el lector y el medio. Nuestro trabajo tiene sentido. 

La verificación de contenidos digitales

P.- ¿Los medios o unidades de verificación son una moda pasajera o han venido para quedarse?

R.- La verificación está en el ADN del periodismo. Siempre lo hemos hecho y debemos seguir haciendo. Los periodistas deben actualizarse con nuevas habilidades para verificar contenidos online. Pero estamos hablando de un fenómeno complejo y masivo de desinformación global, ampliado por la tecnología. Si los medios tuvieran que dedicarse a verificar cada imagen con un titular que nos llega a Whatsapp, no haríamos otra cosa durante el día. Solo hay que ver el volumen de publicación de gente como Maldito Bulo. Incluso hay que valorar desde un medio, si haciéndose eco de una desinformación, les das oxígeno. Es complejo. 

P.- Sin duda, tras el curso habrá más tiempo para debatir estas cuestiones. Pero ya para cerrar, dinos por qué no debemos perdernos la cita de este sábado a las 11.00 h 🙂

R.- Qué mejor momento en medio de una pandemia mundial que nos ha obligado a pararnos, para preguntarnos qué estamos haciendo y qué queremos ser en el futuro. Creo que es el espíritu -obligado- del mundo postpandémico. 

***Para acceder al curso tienes que ser afiliado/afiliada y darte de alta en la nueva web del SPIB. El enlace al curso lo encontrarás en la sección de agenda.